Bebes

Los diez mejores consejos para dormir a tu bebé

consejos para dormir a tu bebé

El dormir a un bebé puede convertirse en un gran reto para muchas de las madres. Es más probable que se duerma la propia madre antes de que el niño pueda conciliar el sueño después de numerosos intentos fallidos para dormirlo y sin conseguir resultados aparentes. Un bebé despierto tiene como consecuencia inmediata una madre cansada y que sufre de insomnio.

 

La situación puede considerarse tragicómica, muchas de las madres sufren de falta de sueño lo que conlleva al sonambulismo debido a su deseo persistente de calmar al niño y dormirlo. Normalmente el bebé se niega a dormir ya que prefiere más atención por parte de la madre para que juegue con él, le abrace o simplemente le hable. Y cuando finalmente se queda dormido tú por fin te relajas y puedes conciliar un rato de sueño. La única esperanza que tienes es que con el tiempo el problema pueda desaparecer, pero esto no es así. Éstos son algunos de los consejos infalibles que te ayudarán a dormir a tu bebé y te permitirán conseguir unas horas de sueño y tranquilidad:

 

Más juegos y entretenimiento para un sueño más prolongado.Cuando el bebé está cansado,  se dormirá más rápido y fácil y tendrá un largo y profundo sueño del que podrás disfrutar. Así que, antes de ir a la cama asegúrate de que el niño utilice toda su energía y sólo entonces podrás dormirle.

 

Escasa luz. Si estás tratando de calmar al bebé por la tarde recuerda bajar la persiana y tener el cuarto oscuro. Por lo tanto, las posibilidades de que el niño se duerma son mucho mayores.

 

Ventila la habitación. El aire fresco y saturado de oxígeno te ayudará a dormir a tu bebé y también a mantener la temperatura adecuada, ni demasiado caliente ni demasiado fría.

 

Sigue un régimen. Nadie puede dormir por obligación, así que la mejor opción es crear unos ciertos hábitos de sueño para tu bebé, por lo que debes conseguir dormir al niño a la misma hora todos los días.

 

Canciones y cuentos. Estas actividades son muy importantes para el bebé ya que no solo permitirán dormirle, sino también reforzar el vínculo entre madre e hijo. Si eres persistente, es decir, le cantas a tu bebé todas las noches  la misma canción de cuna esto se convertirá en una especie de señal para la criatura y sabrá que es la hora de dormir.

 

Masaje y baño. Estas cosas actúan como relajantes tanto en adultos como en niños. Basta solo con acariciarle la cabecita o la espalda al bebé para comprobar lo eficaz que es este método.

 

Biberón. Ayuda a calmar y tranquilizar al bebé, pero es un truco que solo debéis usar de vez en cuando en situaciones extremas ya que con el tiempo se puede convertir en un mal hábito para el niño.

  1.  Cada niño tiene un juguete favorito que le hace feliz y con el que siempre duerme ya que le hace sentir seguro y le ayuda a conciliar el sueño.

Dormir después de comer. Es un método bastante utilizado y efectivo, especialmente si tu bebé come demasiado y es un glotón.

 

El ruido de una aspiradora, de la lavadora, de la secadora y el ruido de los electrodomésticos o de la calle pueden resultar molestos y afectará negativamente al sueño de tu bebé y le pondrá nervioso.

 

Es especialmente necesario que el niño reconozca con facilidad la hora de la siesta por lo que se necesitan unos hábitos diarios y una constancia por parte de la madre. El dormir debe convertirse en una rutina para que tú y tu bebé podáis disfrutar de los efectos beneficiosos del descanso y eliminar la fatiga y el cansancio.

To Top