Belleza y Estetica

Di adiós a las impurezas con las mascarillas de arcilla

mascarillas de arcilla

Si tienes la cara grasienta –ahora que se acerca el verano y el calor, este problema se acentúa-, acné o puntos negros, es hora de ponerles fin de una vez por todas con un remedio sencillo que podrás aplicarte en la tranquilidad de tu casa y que te dejará la piel como nueva.

Di adiós a las impurezas con la mascarilla de arcilla.

Pero antes de comenzar los preparativos para elaborar la mascarilla, vamos a ver cuál es la arcilla que más conviene a los distintos tipos de piel:

 

Arcilla verde: ideal para pieles acneicas, fatigadas o envejecidas. Esta arcilla es la que mejor se presenta para absorber impurezas.

Arcilla blanca: recomendada para pieles secas o sensibles. Esta arcilla es la más adecuada para exfoliar.

Arcilla roja: idónea para pieles mixtas, grasientas, inflamadas o con rojeces.

Lo que tienen en común los tres tipos de arcilla es que eliminan las impurezas y toxinas que evitan la correcta transpiración de nuestra piel previniendo así de puntos negros y espinillas, ayudan a la regeneración celular de nuestra piel mediante su efecto exfoliante y otorgan a la piel nutrientes y oligoelementos que la harán lucir mejor. Además, ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro de la piel y atenúa la profundidad de las arrugas.

¿Cómo se prepara la mascarilla de arcilla?

Para empezar, la arcilla se puede comparar en sitios como parafarmacias, herbolarios o tiendas de productos ecológicos. Una vez conseguido, dependerá de cómo venga la arcilla:

–         Así, si la arcilla viene en polvo se debe mezclar en un recipiente –nunca de metal o plástico- con agua hasta conseguir una pasta cremosa.

–         Si por el contrario viene en bloque la arcilla, la hay que colocarla troceada en un recipiente –nunca de metal o plástico- y cubrir los trozos de arcilla con agua, dejando  reposar entre 30 minutos y 1 hora para que la arcilla se ablande. Una vez pasado el tiempo, si está durita aún, se echa más agua, y si está demasiado blanda se añade más arcilla, hasta que quede una pasta cremosa.

Una vez que está preparada la mascarilla de arcilla, se selecciona la cantidad a aplicar, y eso se puede mejorar echándole el contenido de 2 cápsulas de vitamina E, una vitamina esencial para la piel que la previene del envejecimiento prematuro.

A continuación, se aplica sobre la piel y se deja actuar hasta que se endurezca, momento en el que se debe limpiar con abundante agua tibia. Después de esto, la piel se notará más suave y tersa y quedará libre de impurezas. Además, tras el uso de la mascarilla de arcilla, la piel quedará más receptiva para absorber los aportes beneficiosos de una buena crema hidratante o nutritiva.

Este proceso se debe repetir entre 1 y 2 veces por semana, dependiendo de las necesidades de cada uno, pero sin superar nunca los días aconsejados, ya que al tener la mascarilla efecto exfoliante –sobre todo la blanca- puede irritar la piel si se abusa de ella.

To Top