Bebes

¿Eres mama primeriza?

mama primeriza

Dar el paso de ser padres es una decisión difícil, en especial si deseas quedarte embarazada y no adoptar. Puede llegar a ser una de las experiencias más maravillosas, pero también la más delicada, ya que se deben asumir gran cantidad de responsabilidades.

Una vez se acaba ese periodo en el que el bebé está dentro de nosotras, llega el momento clave, el del cuidado del pequeño, que se complica todavía más si es tú primer hijo.

Lo que hay que hacer antes del parto

Lo primero que has de tener en cuenta es tener alguien a tu lado con experiencia que te pueda ayudar. En ocasiones, aunque te cueste, es bueno que recibas consejo de tu madre, ya que ella tiene más experiencia.

Es muy importante que las dos personas que van a tener el niño se informen bien, no sólo del parto, sino también de cómo cuidar al bebé de manera correcta. Es vital acudir a cursos donde se enseña a la futura madre a respirar y relajarse durante el parto.

>  Qué debes comer durante el embarazo

¿Qué llevo al hospital?

Antes del parto es conveniente que lleves ropa para el bebé, pañales para recién nacidos (por si no te los pueden ofrecer en el hospital), una cobija de lana (sólo en el caso de que sea invierno) o algodón y aseo para tu hijo, deberá haber jabón neutro, pomada para rozaduras, un peine y una leche limpiadora, todo ello especializado en bebés. Y por supuesto, la sillita para llevarlo a casa.

A parte de esto deberás llevar los últimos resultados médicos, tu identificación, papeles del seguro médico y acta de nacimiento. En el caso de las parejas casadas, también convendrá que lleven los papeles del matrimonio. Ropa para ti y tu pareja, algo para tu higiene personal, una faja postparto, brasieres para la lactancia y otras cosas que consideres necesarias para tu mejor estancia.

>  Los beneficios de la natación en los bebés

El desarrollo del parto

Es de vital importancia que cuando sientas que el bebé llega no te pongas nerviosa, ya que sentirás un gran dolor de forma intermitente, esto se debe a que el útero se dilata. Esta dilatación se producirá con mayor frecuencia e intensidad según se acerque el momento de dar a luz.

En algunos casos vendrá acompañado de una rotura de la bolsa de las aguas.

El alumbramiento tiene tres etapas: el borramiento y dilatación del cuello uterino el descenso y la expulsión de la placenta, el condón umbilical y las membranas.

Es muy importante que durante el proceso la pareja apoye a la parturienta, teniendo paciencia y tranquilizándola mediante palabras de ánimo, masajes en riñones y pies y poniéndola compresas frías en la cabeza.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top