Viajes y Turismo

Milán como reflejo del arte y la historia de Europa

visitar milan

Milán es una sorprendente ciudad llena de vida, es conocida como la capital de la moda internacional y es la ciudad más europea de Italia. Además, es un importante centro financiero y comercial. Tiene muchas opciones diferentes para ofrecer al turista.

Sobre todas las cosas, conocer Milán, significa para los visitantes palpar el pasado de una de los lugares más ricos de Italia y de Europa. Existen muchos atractivos en Milán, algunos de ellos son los numerosos monumentos. Entre ellos podemos destacar a los siguientes:

 

Arco de la Paz: Fue mandado a hacer por Napoleón , después de su derrota en la batalla de waterloo el monumento quedó inconcluso. En 1826 Francesco I de Austria ordenó que la construcción fuera terminada pero esta vez, sería una monumento a la paz Europea alcanzada en 1815. En 1833, el Arco finalmente terminado por Francesco Peverelli y Francesco. Se encuentra ubicado en Plaza Sempione, es dirigido hacia París. Fue inaugurado el 10 de septiembre de 1838 por el emperador Ferdinando I de Austria.
Palazzo Marino : Es la actual sede del Ayuntamiento milanés. El nombre de este palacio remonta a la persona que encargó su construcción, que empezó en 1553 y terminó en 1558. El diseño de la estructura es obra del famoso arquitecto Galeazzo Alessi. El interior del palacio, situado en Piazza della Scala, está lleno de monumentos, estatuas y cuadros, extraordinarios como el pequeño patio interno.

Palazzo di Brera: El impresionante Palazzo di Brera comenzó su construcción en 1651 pero se terminó en 1773. Hasta el 1772 fue sede de un convento de Jesuitas. En 1780 Piermarini añadió un enorme portal. El patio interno está decorado con arcos y columnas, y en el medio se encuentra la gloriosa estatua de bronce de Antonio Canova representante Napoleón . En la actualidad el palacio es la sede de la Galería de arte de Brera, la Biblioteca de Brera, La Academia de Bellas Artes y el Observatorio Astronómi. Se encuentra ubicado en calle Brera 28,

Castillo Sforzesco: Es uno de los símbolos de Milán junto con la Madonnina y la Galería Vittorio Emanuele II. Construido dentro de diez años entre 1358 y 1368 bajo el dominio de Galeazzo II Visconti, el castillo fue en parte destruido en 1447 a causa de una decisión de la República Ambrosiana y fue reconstruido tres años más tarde por Francesco Sforza. Constituido por un gran parque al Norte del edificio, tiene una planta cuadrada, y cuatro torres angulares. Uno de los cuartos de la Corte Ducal, la famosa “Sala delle Asse”, se piensa que haya sido pintada al fresco por Leonardo da Vinci. Dentro de sus cuartos aloja el famoso cuadro de Bramante “Argus”. En el curso de su historia ha padecido tentativas de destrucción.

 

Villa Real Es Uno de los más significativos edificios de Milán. Fue construida en 1790 por Leopoldo Pollak. Ha sido la residencia de Napoleón y Joséphine y también de Eugene Beauharnais y del General Radetzky. Pilastras y columnas decoran toda la construcción que está cercada por un hermoso jardín de estilo inglés. El interior está exquisitamente decorado con candelabros, esculturas, frescos y otros ornamentos típicos del Neoclasicismo Lombardo.

 

Galería Vittorio Emanuele: se contruyó entre 1865 y 1877. Estaá formado por cuatro ramas y una cúpula central. Fue ideada por el arquitecto Giuseppe Mengoni para el Rey’ De Italia. En la Galería son situados muchas tiendas comerciales y locales públicos. Por tradición es considerada el “cuarto de estar” de Milán.

 

Cementerio Monumental: Carlo Maciachini fue su constructor entre los años 1863 y 1866 en Porta Volta. Es una estructura rica en obras de arte gracias a una multitud de artistas, tales como Giacomo Manzù, Luca Beltreami, Pietro Cascella, Mosè Bianchi, Francesco Messina, Medardo Rosso, Adolfo Wildt, Vincenzo Vela y Ettore Ximenes. Este es el lugar de descanso final de muchos importantes ciudadanos, tales como Alessandro Manzoni, Pietro Mascagni, Arrigo Boito, Francesco Hayez, Carlo Forlanini, Maria Callas, Eugenio Montale, Elio Vittoriani, el General Carlo Alberto Dalla Chiesa y muchos otros.

 

Catedral: Fue mandada a hacer por Gian Galeazzo Visconti, y su construcción fue empezada en 1386. Es la tercera iglesia más grande en el mundo después de San Pietro en Roma y de la Catedral de Sevilla. Está hecha íntegramente de mármol, con extraordinarias estatuas, arcos, columnas, pináculos. Las estatuas son unos 3500, incluido las 96 gárgolas. En el se encuentra ubicada la Virgen María, mejor conocida como la “Madonnina”, revestida de oro, tiene una altura de 108.5 metros En el interior del edificio se hallan muchas obras interesantes de arte: la tumba de “Il Medeghino, Gian Giacomo Medici di Marignano, la cripta y la estatua de San Carlo Borromeo; el candelabro Tivulziano; el puesto del coro de madera; la cuenca egipcia de pórfido y además se hallan maravillosas antiguas vidrieras de colores del siglo XV.

 

Tambien es posible subir al techo de la Catedral donde el visitante puede disfrutar de una estupenda vista de la ciudad. Es permitido también conocer las ruinas del Baptisterio de San Giovanni alle Fonti (Baptisterio de Sant’Ambrogio).

La Arena, también llamada Estadio, se sitúa muy cerca del Castillo Sforzesco. Se construyó en el año 1806 gracias a Luigi Canonica. Fue empleado como teatro y también fue rellenada de agua de los Navigli para poner en escena batallas navales.

Rascacielos Pirelli (Pirellone): Este es el otro importante símbolo de la ciudad de Milán, junto con la Madonnina. El “Pirellone” es una de las construcciones más altas del mundo. Fue construido con hormigón armado entre 1955 y 1959 en Piazza Duca d’Aosta, cerca de la Estación Ferroviaria Central.

 

Ademas de conocer estos importantes monumentos detallados, tambien hay que tener en cuenta que esta ciudad ofrece un sin fin de oportunidades diferentes para aprovechar, visitar, conocer y disfrutar. Milan es también una ciudad cosmopolita y moderna. Su comercio se orienta hacia la moda. Las principales calles de la ciudad, Via Manzoni y Napoleón son una sucesión de escaparates de tiendas de las primeras marcas: Versace, Dolce y Gabbana, Gucci, Armani. los diseñadores italianos más importantes tienen sus tiendas en esta ciudad. Denominada la ciudad de la moda

En síntesis, se trata de una ciudad en la que el visitante no puede aburrirse porque existen muchas alternativas diferentes para deleitarse. Un lugar para ir de compras, pero también para conocer la historia y el arte milanés.

http://www.guiaviajesa.com/europa/

To Top