Bebes

Qué debes comer durante el embarazo

7368_1

La dieta de una mujer debe ser cambiada desde el momento en el que decidió convertirse en madre. Es necesario tener presente que el consumo de tabaco, alcohol y alimento fritos pueden ser muy perjudiciales para el bebé.

Pocas son las mujeres de hoy en día que pueden presumir de llevar una dieta perfecta y equilibrada durante su embarazo. Esta es una tarea compleja que para ser realizada con éxito, debes llevar una serie de hábitos saludables como forma de vida. Muchas mujeres durante este período empiezan a comer un poco de todo lo que les apetezca, otras asustadas por mantener su figura limitan su menú diario lo que puede ser un grave peligro para el niño.
Hay varias normas que son obligatorias y debes cumplirlas si quieres una vida saludable para ti y para tu bebé:

7368_1Si eres fumadora debes dejar inmediatamente el tabaco. Los peligros más comunes por el consumo de tabaco son el aborto involuntario, malformaciones del feto y un desarrollo lento. Muchas mujeres piensan que dos o tres cigarrillos al día no son perjudiciales, pero ¡esto no es así! La nicotina es dañina en todas las cantidades y es suficiente una pequeña cuantía para perjudicar al bebé y a tú salud.

¡Reduce el alcohol a un mínimo! Sólo en raras ocasiones se permite un vaso de cerveza, vino o champán. Las toxinas de alcohol pueden atravesar con demasiada facilidad la placenta y afectar al feto.

No comas comida basura y evita las cantidades excesivas. El embarazo no es un período en el que puedas comer todo lo que te apetezca en cualquier momento. Por el contrario, es necesario comer de una forma equilibrada y cuidadosa.

¿Cómo y qué comer cuando estamos a punto de ser madres?
Durante el embarazo debes alimentarte principalmente de manera variada y saludable. Comer muchas frutas y verduras es una de las mejores opciones, también es recomendable consumir todos los días productos lácteos que sean bajos en grasa, la carne magra y el pescado junto con mucha fibra.

Empieza a comer más a menudo, pero con más moderación. En lugar comer 2 o 3 veces al día, distribuye las dosis de comida en 4 o 5 veces. Esto facilitará la digestión y ayudará a combatir el estreñimiento y la acidez estomacal, lo que puede ser un problema porque creará mayores inconvenientes durante los nueve meses de embarazo cuando el bebé comienza a crecer.

El ácido fólico (vitamina B9). Es uno de los ingredientes necesarios durante el embarazo, pero es especialmente importante durante las primeras semanas. Gracias a ello se reduce el riesgo de defectos congénitos, anormalidades en el cerebro y en la columna vertebral. De los alimentos como las lentejas, las espinacas, los frijoles, los guisantes, el pan, las naranjas podemos obtener ácido fólico de manera natural.

Calcio. Los huesos, músculos y dientes tienen una enorme necesidad de calcio. Por lo tanto, es necesario tomarlo en grandes cantidades. Cuanto más avanzado esté el embarazo y más desarrollado el feto, se necesita mayor cuantía de esta sustancia. El calcio se encuentra en productos como la leche, yogur, brócoli, pescado y en general en todos los productos lácteos.

Proteínas. Son sustancias esenciales para el correcto desarrollo del bebé, la placenta y el útero, especialmente durante los dos últimos trimestres del embarazo. Está incluida en todos los tipos de carnes, huevos, leches, y en las legumbres.

Hierro. La deficiencia de hierro puede ser perjudicial tanto para la madre como para el niño. Naturalmente es una sustancia contenida en las espinacas, las nueces, la ortiga, y la carne roja.

Vitamina C. Facilita la absorción del cuerpo y se puede obtener de verduras y frutas cítricas.

La vitamina A también es esencial para el feto, ya que contribuye al desarrollo de la vista y el oído. Se encuentra presente en las zanahorias, los tomates y todas las frutas y verduras de color naranja-rojo.

El exceso de vitamina no es del todo recomendable. Cuanto más adecuada sea tu alimentación menos tendrás que preocuparte por tu salud y la del bebé.

To Top