Belleza y Estetica

Remediar la piel grasa con mascarillas caseras

kiwi

La temporada de verano se acerca, y con ella el sol y las olas de calor. Para las personas con piel grasa puede ser un problema ya que debido a este pueden surgir numerosos problemas. Si sufres de este problema y quieres evitarlo, no dudes en probar alguna de las siguientes mascarillas.

 

Mascarilla de fresa y limón

fresasNecesitarás cinco fresas, 300 ml de leche y el zumo de medio limón. Sólo debes licuar las fresas y añadir la cantidad indicada de leche y limón. Después de esto solo has de pasarlo a un recipiente oscuro (para evitar la acción del sol) y mantenerlo en el frigorífico como máximo cinco días. Para utilizarlo solo lo aplicamos en la cara y dejarlo reposar unos segundos, tras esto enjuagamos bien con agua. Antes de usarlo debemos agitarlo bien.

Con esta mascarilla limpiaras tu cara de grasa además de hidratas las células y contrarrestar las arrugas de esta (si es que las hubiera).

 

 

Mascarilla de frambuesas

Necesitaremos 150 gr de frambuesas y 2 o 3 cucharadas de leche. Lo que debemos hacer el triturar todas las frambuesas hasta obtener la máxima cantidad de líquido. Con un colador eliminamos los restos sólidos, añadimos la leche y agitamos bien. Se puede conservar hasta cinco días en el frigorífico. Para utilizarlo simplemente limpiamos la cara a modo de tónico.

Con esta mascarilla de frambuesas eliminaremos la grasa de la cara y a la vez restauraremos su tono natural.

 

Mascarilla con kiwi

kiwiPara esta mascarilla necesitamos 3 kiwis, 300 ml de leche y el zumo de medio limón. Lo que debemos hacer es pelar los kiwis completamente y machacarlos hasta obtener una pasta espesa. A esa pasta añadimos los 300 ml de leche y el zumo del limón. Podemos conservarlo al igual que las anteriores, durante cinco días en el refrigerador. El modo de empleo es similar a la de fresa: aplicamos en la cara, dejamos reposar unos segundos y enjuagamos con agua.

El kiwi nos aportará una gran cantidad de vitamina C y restaurará nuestro tono de piel.

 

 

Mascarilla de menta

Esta mascarilla es tan sencilla como las demás, ya que solamente necesitamos de 10 a 15 hojas de menta fresca y 4 cucharadas de leche. Para esto debemos hervir las hojas en medio litro de agua y tras esto dejarlas reposar unos 20 minutos. Cuando haya reposado colamos las hojas que han quedado y añadimos la leche. Se conserva al igual que las mascarillas anteriores, cinco días en el frigorífico. Para usarlo solo debemos limpiar la cara con un algodón empapado en esta leche.

Con esta mascarilla de menta abriremos totalmente los poros de la piel y eliminaremos la grasa sobrante.

 

Mascarilla con lavanda

Para esta mascarilla casera no necesitaremos más que 10 o 15 hojas de lavanda fresca y 2 cucharadas de aceite de almendra. Como primer paso debemos hervir las hojas de lavanda en medio litro de agua y tras esto, dejarlo reposar durante 20 minutos. Tras colar el líquido resultante añadimos el aceite de almendra y mezclamos todo lo posible. Las reglas de conservación son las mismas que anteriormente (cinco días en el frigorífico). Para aplicarlo solo debemos limpiar previamente la cara con algún tónico y después aplicar el aceite resultante.

La lavanda actuará como antibacteriano y favorecerá el proceso de rejuvenecimiento de la piel facial.

 

Como recomendación para tu piel grasa, evita los productos limpiadores no naturales ya que eliminarán completamente la grasa de tu piel y esto hará que vuelva a surgir en mayor cantidad. Los limpiadores naturales (como los que hemos escrito a lo largo de este artículo) eliminan la grasa sobrante dejando la suficiente para mantener el pH de la piel y evitar que se genere mayor cantidad. Con estas recetas no tendrás ningún problema de piel grasa este verano.

To Top