Bebes

¡Son síntomas normales, no enfermedades!

sintomas-bebes

Como ya dijimos en el artículo anterior, algunos de los síntomas que los padres pueden encontrar en el bebé son totalmente normales y seguiremos dándoos ejemplos en este artículo de estos síntomas normales.

Pero en todo caso si en algún momento esto te quita el sueño y no estáis seguros de que sea algo normal, no dudéis en acudir al pediatra para quedaros más tranquilos.

Hoy vamos a ver otras dos que afectan al aparato digestivo del pequeño.

Las deposiciones

Normalmente un recién nacido tarda alrededor de las 24 horas en expulsar sus primeras heces. Éstas son llamadas meconios y son los restos de la descamación y la mucosa contenida en el intestino fetal, algo pastosos y de un color verde oscuro.

Pasados los dos primeros días, el pequeño puede pasar varios sin efectuar deposiciones (siempre y cuando dentro de las 24 horas las haya realizado) y esto no tiene porque preocupar a los padres.

>  ¿Cómo será la relación entre los gemelos?

Después de que la madre empiece a segregar leche materna, es el momento en el que el bebé comenzará a alimentarse de forma correcta y a expulsar las heces de manera normal. Esto sucederá hacia los cinco o seis días.

Si el niño se alimenta con leche artificial, los padres tendrán que tener más cuidado; habrá que vigilar que sean algo más compactas y menos numerosas, ya que hay riesgo de que sufra intolerancia.

Después de los quince o veinte días el pequeño realizará una o dos secreciones cada uno o dos días.

Si pasan más de 48 horas, los padres ya podrán empezar a preocuparse, ya que es posible que el bebé tenga problemas en el funcionamiento del aparato digestivo, en concreto puede deberse a una mala movilidad o permeabilidad del intestino.

>  Los diez mejores consejos para dormir a tu bebé

Pérdida de peso

La pérdida de peso en el neonato es algo normal. Esto se produce porque el pequeño ya no está enganchado a su madre y ha de “valerse” por sí mismo. Esta pérdida de peso se encuentra alrededor de los 100 gramos de peso, lo que durará hasta los tres primeros días.

Las razones para esta pérdida de peso van desde que el niño consume energía para moverse, mantener la temperatura y las funciones de todos los órganos, hasta la hinchazón que provoca el líquido endovenoso y el suero que le administran a la madre en el parto.

Otra de las causas puede ser la lactancia materna, que no se regula hasta pasados unos días, por lo que el bebé no tiene gran cantidad de alimento.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top